Cuando uno piensa en diseño es inevitable que le vengan a la mente todo tipo de imágenes de casas o edificios modernos. Cada vez son más las personas que se preocupan por el diseño y la decoración de sus casas y, hoy en día, podemos decir que el diseño ha ido mucho más allá y se está empezando a tenerse en cuenta el de muchas aulas.

A pesar de que se trata de diseño, en este caso no se busca un aula más elegante, sino un aula mucho más eficiente y que resulte más funcional para los alumnos. Dependiendo del diseño del aula, son numerosos los estudios que aseguran que el aprendizaje dentro de esta puede aumentar hasta en un 25%.

 

Sillas infantiles para colegios

 

¿Qué aspectos del diseño logran mejorar este rendimiento?

Este diseño se puede interpretar como el tercer educador, una figura adicional que sirve para que los alumnos mejoren su rendimiento y, por lo tanto, el aprendizaje dentro de dicho aula.

Algunos de los factores que son capaces de mejorar el rendimiento es el mobiliario para escuelas elegido. Tenemos que empezar a pensar en elegir pupitres para aulas que realmente resulten cómodos para los niños. De la misma forma que un trabajador desarrolla mejor su trabajo cuando se encuentra cómodamente sentado, un alumno podrá concentrarse mucho más si no se encuentra preocupado en buscar una postura cómoda que le favorezca.

Otro de los factores importantes es la luz natural. La entrada de luz natural en un aula ayuda a la concentración y también sirve para mejorar el estado de ánimo. Un aula oscura o que dependa de luz artificial para funcionar creará un ambiente mucho más cargado que será menos favorable para el alumnado.

 

Mesas colaborativas

 

La calidad del aire y la temperatura también son aspectos importantes. Debemos de procurar que el diseño ayude a crear una buena ventilación, ya que conseguiremos un ambiente mucho más agradable. Por otro lado, lograr que un aula se encuentre a una temperatura agradable también permitirá que los alumnos no pasen frío o tengan demasiado calor. En este aspecto, por ejemplo, tiene especial importancia la altura de los techos o la colocación de los diferentes radiadores dentro del aula.

Por otro lado, la elección del color también es importante. Elegir tonos azules o verdes ayudarán a mejorar la concentración y también servirán para desarrollar la imaginación.

A fin de cuentas, se trata de entender el aula como un negocio más. Muchos restaurantes cuentan con diseños importantes para que sus clientes se sientan más cómodos e, inconscientemente la comida les sepa mucho mejor. Lo mismo pasa con un entorno de trabajo donde se busca mejorar el rendimiento de los trabajadores. A la hora de llevar estos aspectos a un aula, lo que estamos buscando es que los alumnos puedan desarrollar mucho mejor su tarea y que, por lo tanto, repercuta en su rendimiento académico de manera positiva.

No hay productos en el carrito.